Educación para un nuevo tiempo

LEYES Y EDUCACIÓN

Desde 1970 hasta nuestros días, siete leyes educativas han anidado en la Educación española,  elaboradas por expertos pedagógos y docentes, eso sí  bajo las directrices del gobierno de turno. Si algo queda claro es que ninguna de estas leyes ha conseguido mejorar ni el rendimiento escolar  ni el ambiente educativo y mucho menos a los usuarios de ellas, niños, niñas y adolescentes en busca de una orientación en sus vidas estudiantiles.

Renacer a la Creatividad

La época más creativa de la Humanidad, sin duda, fue el Renacimiento. Un momento histórico en el que surgían mentes privilegiadas hasta debajo de las piedras  o ....quizás sólo eran personas que combinaron ingredientes como sus talentos y fortalezas con  la pasión por la Vida y el mundo que habitaban, además de un espíritu solidario y altruista hacia sus congéneres. Todo lo dicho anteriormente era la maquinaria necesaria para movilizar y ser capaces de exteriorizar una energía tan potente como la de la creatividad.

Aulas emocionalmente saludables

Crear el clima adecuado en un aula  para que que las emociones de los niños y niñas surjan, puedan ser gestionadas y formen parte del propio proceso educativo, no es tarea fácil. Sin embargo es posible crear ese entorno seguro para que el niño muestre aquello que le sucede y que la mayoría de las veces le impide estar presente , es decir, atento a lo que recibe de su entorno de aprendizaje. 

Tiempo de sumar

Todas las personas están llenas de talentos, talentos que esperan sentir un "pellizco" para despertarse y llevar a la realidad esos sueños que se encuentran más en el alma,  que en la mente del ser humano. 

Estos tiempos son tiempos de sumar y no de restar, son tiempos de equipos y no de individualidades solitarias, son tiempos nuevos y complejos, sin embargo fecundos para el ingenio y la creatividad humana. Somos creadores de pensamientos y sentires y a su vez estos pensamientos y sentires crean la propia vida a través de acciones.

Educar desde el amor

Educar en su sentido etimológico es sacar lo que hay dentro de cada ser humano. Es tallar para hacer relucir todas las potencialidades ocultas, también es poner a la luz las zonas oscuras de la personalidad ,con el fin de aprender a manejarlas y que trabajen a favor y no en contra del desarrollo personal. Educar es pulir ese diamante que somos ...educar sólo se puede hacer desde el amor.